Riego en Vacaciones

Las vacaciones son uno de los momentos favoritos del año para todos pero, para quienes tenemos plantas, estar fuera de casa especialmente en verano puede ser un problema y un quebradero de cabeza. Cuando sólo nos vamos un par de días o tres podemos dejar un poco de agua en el plato de la maceta, pero si vamos a ausentarnos más tiempo, dejar el agua suficiente en el fondo de la maceta muy probablemente causará un exceso de humedad en la tierra, se pudrirán las raíces, y encontraremos un desastre a nuestra vuelta. Lo ideal sería poder disponer de una instalación de riego automatizado con un programador que se ocupara de todo pero, además de costoso, no todas las viviendas, especialmente en interiores, nos permiten instalar un sistema de este tipo. Por eso hoy os vamos a hablar de varias soluciones sencillas, económicas y versátiles para regar nuestras plantas mientras estamos fuera y así poder irnos de vacaciones libres de preocupaciones.

Terrinas de Gelatina

Aquaplant

Terrina de gelatina para plantas

Ésta es sin duda una de las opciones más sencillas para regar las plantas en nuestra ausencia. En el mercado hay distintas marcas y presentaciones, pero básicamente consisten en una gelatina capaz de retener gran cantidad de agua que, al colocarla en contacto con la tierra, irá cediendo humedad a medida que la tierra se seca. Normalmente la gelatina ya viene húmeda y en una terrina, que colocaremos bocabajo directamente sobre la tierra. Si viene seca, primero habrá que añadirle agua hasta que se expanda por completo, podemos utilizar un recipiente de yogur o similar para rellenarlo con la gelatina. Pondremos una o más terrinas en función del tamaño de la maceta, necesidad de agua de la planta, y el tiempo que vayamos a estar fuera. La duración de la gelatina estará entre 15 y 30 días para una maceta pequeña, si queremos que dure más tiempo o para macetas grandes tendremos que añadir más terrinas, una por cada 10cm de diámetro aproximadamente. Para que este método de riego resulte eficaz es muy importante partir de una tierra bien húmeda, ya que la gelatina no será capaz de “mojar” la tierra seca, tan sólo mantendrá un cierto grado de humedad preexistente. Por lo tanto debemos regar bien antes de colocarla. También es fundamental que la gelatina esté en contacto directo con la tierra, así que será conveniente que el borde de la terrina quede ligeramente enterrado. Este sistema funciona mejor en interior que en exterior, porque la gelatina debe estar protegida del sol. No es un sistema muy preciso, pero funciona, y es la solución más sencilla si  tienes pocas plantas, no son de tamaño grande, y no vas a estar mucho tiempo fuera.

Conos de arcilla

Conos de arcilla

Conos de arcilla de varios tamaños.

Este método de riego consiste en un cono de arcilla que se clava en la tierra y que, gracias a la porosidad de este material, irá cediendo humedad a la tierra por capilaridad. El cono recibe el agua a través de un tubo fino conectado a su parte superior, el otro extremo del tubo se coloca en un recipiente con agua procurando que el extremo llegue al fondo del recipiente para que pueda continuar absorbiendo agua aunque baje el nivel. Antes de colocarlo en la maceta hay que sumergir el cono en agua para que se empape por completo, una vez empapado lo rellenamos con agua y lo clavaremos en la tierra todo lo posible. Es importante entender que la maceta siempre debe encontrarse situada a una altura más elevada que el depósito de agua, de lo contrario no regaríamos por capilaridad sino por gravedad, y esto produciría un exceso de agua en la tierra y se pudrirían las raíces. La diferencia de altura entre la reserva de agua y la maceta también nos sirve para regular la cantidad de agua que deseamos regar. Cuanto mayor se la diferencia de altura, más despacio fluirá el agua por el tubo. Así, será interesante colocar las plantas que necesiten mantener mayor humedad en la tierra (como azaleas, hortensias, etc.) con una diferencia de altura pequeña y más diferencia de altura si necesitan menos humedad. Si la maceta es pequeña, un cono pequeño será suficiente. Para macetas grandes será mejor un cono grande o incluso varios.

Aunque este sistema sí es capaz de “mojar” la tierra seca, el proceso es lento, por lo que siempre será mejor dar un riego antes de colocar el cono para partir de una tierra húmeda. Además, así no gastaremos parte de la reserva de agua en este riego inicial. Otro aspecto a tener en cuenta es la cantidad de agua que debemos dejar de reserva. Cuanto más tiempo vayamos a ausentarnos, mayor deberá ser la reserva de agua que dejemos. Podemos colocar una botella pequeña o una grande, una garrafa, un cubo, un barreño… Podemos colocar un recipiente por planta o uno más grande del que se surtirán varios o todos los conos… También podemos añadir el fertilizante a la reserva de agua… Hay múltiples posibilidades. Este sistema resulta algo más caro que las gelatinas, pero tiene una serie de ventajas que a la larga lo hacen más económico y es más versátil. En primer lugar es reutilizable, podremos utilizar estos conos tantas veces como queramos. Además, sirve para períodos tan largos como cantidad de agua seamos capaces de dejar de reserva. Podemos utilizarlo incluso de forma continua preocupándonos nada más de rellenar la reserva de agua. Sirve para macetas de todos los tamaños, y funciona tanto en interior como en exterior, ya que no se ve afectado por la exposición solar. Para su uso en exterior es recomendable colocar el recipiente de agua a la sombra, pero no porque esto afecte a su funcionamiento, sino para minimizar las pérdidas en la reserva de agua por la evaporación. Si no podemos evitar que la reserva permanezca al sol debemos tenerlo en cuenta y dejar mayor cantidad de agua. En este caso son más apropiadas las botellas, garrafas, o cualquier recipiente con una abertura menor, ya que así minimizamos las pérdidas por esta causa.

Después de su uso, o una vez al año si su uso es continuo, conviene realizar una limpieza para mantenerlo en buenas condiciones. Bastará con sumergir el cono y el tubo (desconectados entre sí) en agua caliente con un chorro de vinagre. Esto eliminará los restos de cal que se acumulan en la arcilla y el tubo. Si no se eliminan estos restos de cal, los poros de la arcilla se irán taponando e irá perdiendo su capacidad para absorber y ceder agua. Si después de muchos usos, aún habiendo realizado esta limpieza, o en zonas donde el agua contiene mucha cal, notamos que el cono no riega correctamente, sólo tendremos que limpiarlo por el interior con un cepillo (por ejemplo, un cepillo de dientes) y por fuera frotar ligeramente con un papel de lija. Esto dejará el cono como nuevo y funcionando a la perfección. Si tienes muchas plantas, de diversos tamaños y necesidades, en interior y/o en exterior, te ausentas a menudo o por largos períodos, o sueles olvidarte de regar, éste es el mejor sistema para ti.

Goteo para botellas

Iriso Individual

Goteros para acoplar botellas con agua

Este tipo de sistema de riego también está disponible bajo diferentes marcas y presentaciones, pero básicamente consisten en un gotero con un pincho que se clava en la tierra, y que va liberando un goteo continuo de agua obtenida a través de una pieza adaptada para colocar botellas a modo de reserva de agua. Normalmente estos goteros son regulables, lo que permite adaptar la cantidad de agua liberada al tamaño de la maceta y requerimientos de cada planta sin necesidad de colocar la maceta en una determinada posición respecto a la reserva de agua, como ocurre con los conos. Suelen ser compatibles con la mayoría de las botellas de plástico, y se pueden utilizar con botellas pequeñas o hasta de 2 litros. Su instalación es bastante sencilla, sólo tenemos que acoplar la botella en la pieza correspondiente y clavarla en la tierra cuidando que el cuello de la botella quede ligeramente elevado respecto al gotero (ya que funcionan por gravedad), que también clavaremos en la tierra evitando que la toque directamente para que no se ensucie y obstruya. Este método funciona tanto en interior como en exterior, pero nos obliga a colocar la reserva de agua en la misma maceta, de manera que si la maceta está en una zona de sol será inevitable que la reserva de agua también permanezca al sol. Además, este sistema tiene la limitación de los 2 litros de agua que podremos dejar de reserva como máximo. Sin embargo, la ventaja de poder regular la cantidad de agua que deseamos que se libere en el gota a gota nos permitirá adaptar y calcular muy bien cuánta agua necesitamos dejar de reserva. Para macetas grandes, en exterior, o largas ausencias, para las que sabemos que 2 litros no van a ser suficientes, bastará con poner más de un gotero por maceta.

Iriso Kit3+1GRATIS

Pack ahorro de goteros para botellas.

Además de ser reutilizable, otra de las virtudes de este sistema es que también se puede usar de forma continua, sólo ocupándonos de rellenar la botella cuando sea preciso. Esto es especialmente útil en terrazas con muchas plantas, sobre todo en los meses de más calor. Para utilizarlo de forma continua, será más cómodo recortar el fondo de la botella para poder rellenarla sin tener que desconectarla de la pieza donde va colocada, aunque esto eleva la pérdida de agua por evaporación, especialmente en exterior, y habrá que tenerlo en cuenta. Podremos ir regulando el caudal del gotero adaptándolo a la época del año y circunstancias. Este tipo de sistema no requiere ningún mantenimiento en particular, pero si se usa de forma continua, o en zonas donde el agua contiene mucha cal, será conveniente realizar una vez al año una limpieza sumergiendo todas las partes desmontadas en agua con vinagre. También, sobre todo en exterior, habrá que cambiar la botella cada cierto tiempo porque se degradará con el sol. Si tienes muchas plantas, de diversos tamaños y necesidades, en interior y/o en exterior, y tus vacaciones no suelen durar más de 30 días, esta es la mejor solución.

Unos consejos…

Por último, queremos daros unos consejos importantes para este tipo de situaciones. Cuando nos vamos de vacaciones solemos preocuparnos de dejar todo cerrado, persianas bajadas… Pero debemos tener en cuenta que nuestras plantas necesitan luz. En verano será bueno bajar las persianas para evitar un calor excesivo a nuestras plantas, pero no conviene bajarlas completamente ya que si no reciben luz suficiente podemos encontrar un desastre a nuestra vuelta. También queremos recomendaros que, sea cual sea el método de riego que escojáis, no esperéis al día de antes de iros para instalarlo. Si hubiera algún problema es muy probable que no lleguéis a notarlo, y si lo notáis seguramente ya no haya tiempo de resolverlo. Os aconsejamos que instaléis el sistema elegido al menos tres días antes de iros. De esta forma podréis observar que todo funciona correctamente, o tendréis tiempo de resolver cualquier problema de funcionamiento que pudiera surgir.

Esperamos que estos consejos os ayuden a planificar el riego de vuestras plantas en vacaciones y podáis ausentaros durante el tiempo que sea necesario con la tranquilidad de saber que estarán perfectas a vuestro regreso. El último consejo, y el más importante: ¡disfrutad de las vacaciones!

Ababoles

 

 

 

Anuncios

Etiquetado:, , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: